Contacto

Contacta con nosotros




Trimestre en Inglaterra: las 6 claves del sistema educativo británico


trimestre en Inglaterra


Ya os hemos contado en muchos de nuestros posts las ventajas de vivir y estudiar en otro país; aprender una nueva lengua, conocer una nueva cultura, madurar, alcanzar nuevas metas profesionales y académicas, hacer nuevos amigos, adoptar una actitud más abierta y respetuosa… y así un largo etcétera que sin duda cada persona que se ha decidido a realizar un curso de idiomas en el extranjero podría completar de forma completamente diferente según su experiencia.

Sn embargo, no siempre es fácil tomar la decisión ya que el miedo a lo desconocido siempre suele ser una barrera muy fuerte. Por eso, quizás durante la época de la adolescencia, el afán de vivir aventuras y la sensación de tener toda la vida por delante hace que el instituto sea el mejor momento para hacer las maletas.

La posibilidad de cursar desde un trismestre académico hasta un año entero en el extranjero hace que la vida de un adolescente en otro país sea mucho más fácil. Todo está organizado y listo para que el joven sólo tenga que preocuparse de estudiar y absorber como una esponja todo el conocimiento que pueda.

Pero, ¿por qué Inglaterra? Sin duda, Inglaterra es el destino ideal para cursar un trimestre académico en el extranjero. Su proximidad geográfica con España, que permite poder estar en casa en apenas dos horas en avión, el inglés británico es el inglés estándar que se estudia en todos los institutos españoles, el sistema educativo británico es convalidable con el español, es uno de los 10 países más cultos del mundo, su educación es muy prestigiosa y, además, Inglaterra puede ser la bomba si tienes 15 años.

Para que todo sea mucho más fácil y no te quede ninguna duda sobre cómo organizar tu viaje, te contamos las 6 claves del sistema educativo británico.

1. La educación británica es obligatoria y gratuita

Como en España, todos los niños deben ir al colegio desde los 5 hasta los 16 años de forma obligatoria, teniendo que alargar su periodo estudiantil hasta los 18 años si quieren ir a la universidad.

Los cursos se dividen de forma muy similar a la que lo hacen en España, por eso, convalidar los cursos es tan fácil entre ambos países.

2. Los alumnos pueden elegir sus asignaturas

Este es uno de los principales atractivos del sistema educativo inglés para los estudiantes españoles, ya que en nuestro país las asignaturas suelen estar bastante estandarizadas hasta el final de la enseñanza obligatoria.

En Inglaterra, los alumnos a partir de los 14 años pueden escoger de 2 a 9 asignaturas optativas que despierten su interés entre las que se encuentran, informática, educación física, educación cívica, artes, diseño, humanidades y lenguas extranjeras, entre otras; además de las 3 obligatorias que son inglés, matemáticas y ciencias. En realidad es muy similar a lo que sucede en España en 3º y 4º de ESO pero quizás con una mayor libertad de elección.

3. Fomento de la creatividad, la autonomía y la interactividad

En Inglaterra, la investigación es una metodología didáctica muy habitual desde niveles muy tempranos ya que se busca que el alumno aprenda a innovar, sea creativo y se haga valer de sus propios medios para alcanzar sus objetivos.

La participación en clase es uno de los aspectos más valorados en el aula y la libertad de expresión una máxima, es habitual que el profesor anime al alumno a expresar sus ideas  y opiniones en aulas de debate, concursos u otras actividades.

4. Persecución del plagio

Inglaterra cuenta con una de las colecciones documentales en versión digital más importante del mundo, que incluye, todo tipo de temáticas. Esta colección es totalmente accesible de forma gratuita para todos los alumnos pero por ese mismo motivo, se persigue de forma muy contundente el plagio y la copia de estos documentos en los trabajos de los alumnos, llegando incluso a significar el suspenso de la asignatura.

5. La educación sexual y la religión son asignaturas obligatorias

Aunque no son evaluables, los institutos ingleses incluyen estas dos asignaturas de forma obligatoria a partir de los 11 años. Sin embargo, son los padres los que tienen la última palabra a la hora de decidir si sus hijos van a cursarlas o no, sobre todo el en caso de la religión, ya que la educación sexual sí tiene una parte irrenunciable que suele incluirse en la asignatura de ciencias.

6. Todos los alumnos llevan uniforme

Sean privadas, concertadas o públicas, las escuelas e institutos ingleses incluyen el uniforme en sus aulas. La razón es evitar la discriminación de los alumnos por sexo, creencias, clase social, o religión.

 

No se diferencia tanto del español, ¿no? Consulta con nosotros todo el proceso para cursar un trimestre en Inglaterra y ¡empieza a planear una experiencia inolvidable!

 

Categories: Destinos 








Comenta:

En este sitio se usan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada. Más Información
¿consiente usar cookies?