Contacto

Contacta con nosotros




Vivir en el extranjero con una familia nativa: 7 consejos para sentirte como en casa


vivir en el extranjero con una familia nativa


Al emprender un viaje de idiomas en el extranjero, una de las opciones de alojamiento más elegidas por los estudiantes es vivir en casa de una familia nativa ya que no solo la inmersión lingüística es total sino que es la mejor manera de conocer de cerca la cultura del país de acogida y vivir de verdad una experiencia 100% auténtica.

Sin embargo, convivir con personas que no conoces, que además tienen un estilo de vida diferente al tuyo, con otros horarios, otros hábitos y otra manera de pensar, puede ser complicado, sobre todo al principio.

Por ello, para que tu experiencia sea fructífera, exprimas al máximo tu tiempo en el extranjero y crees vínculos con tu nueva familia de acogida, te damos algunos consejos de convivencia para que te sientas como el casa. Porque aunque no sea tu casa, puedes sentirla como tal durante un tiempo y sí, incluso 10 años más tarde no te sorprenderá escucharte a ti mismo decir, “mi madre nativa solía hacer esto”; “el programa favorito de mi hermana era aquel”. Será tu familia durante un tiempo y te sentirás parte de ella.

1. Parece una obviedad pero COMUNÍCATE

Tu familia de acogida quiere que estés a gusto y cómodo con ellos y harán todo lo posible para que sea así, pero no son adivinos. Si odias las acelgas, eres alérgico a los cacahuetes o tienes intolerancia a la lactosa debes comunicárselo a tu familia para que lo tengan en cuenta. Eso sí, no seas quisquilloso y no te niegues a probar cosas por simple desconocimiento. Quién sabe, quizás descubres un plato que te entusiasma y les pides la receta para que al volver a España tu madre la repita.

2. Hazles un regalito de bienvenida

Es de bien avenido ser agradecido y mostrar a tu familia de acogida tu agradecimiento por recibirte en casa como uno más es un buen gesto para empezar y causar buena impresión. Hazles un regalito ‘typical spanish’. El aceite de oliva o el vino son bienes muy preciados más allá de nuestras fronteras. Ayúdales a que prueben una tostadita con poco de aceite de oliva y la acompañen con una copita de vino; les mostrarás una parte muy importante de tu cultura y afianzarás lazos. No es necesario que gastes mucho dinero, es simplemente un pequeño detalle.

3. Participa en las actividades familiares

Sabemos que en tu viaje de idiomas harás muchos amigos, que el tiempo se escapa y querrás exprimir cada minuto con ellos, pero no te cierres puertas a vivir otras experiencias. Cuanto más abierto seas más disfrutarás de tu viaje y más cosas nuevas conocerás. Pasa tiempo con tu familia, ve con ellos a las excursiones de fin de semana, visita a otros familiares en su cumpleaños, siéntate al sofá a ver la televisión y acompáñales en sus actividades diarias.

vivir en el extranjero con una familia nativa 1

4. Sigue sus horarios

En la mayoría de países europeos los horarios de las comidas son muy diferentes a los españoles. Se levantan antes, desayunan fuerte, comen fuera un pack lunch, cenan pronto… Tu día estará lleno de actividades en la escuela y la ciudad pero respeta los horarios de tu familia y acompáñales en la mesa; es el momento perfecto para hablar, conoceros mejor y estrechar lazos. Si pierdes el bus, te invitan a cenar a casa de un amigo o te ha surgido un compromiso inesperado, avísales y no hagas que se preocupen por ti.

5. ACÓPLATE, respeta sus costumbres

En España se hacen las cosas de una manera y en tu propia casa también hay manías concretas en cuanto a las tareas del hogar, la organización y la interacción entre los miembros de la familia. Puede que con tu padre choques los cinco cada vez que le veas y a tu madre le des un abrazo de dos minutos, que tu cesto de la ropa sucia esté en la cocina y a la hora de desayunar lo hagas de pie junto a la encimera de la cocina; pero puede que tu nueva familia de acogida interactúe de forma diferente y durante tu estancia allí debes acoplarte y ayudar. Ayuda a poner y quitar la mesa, informa de que tienes ropa sucia y pide amablemente si pueden incluirla en su colada e intégrate, esa es la clave de todo.

6. Habla con ellos y conócelos

Sería una pena que no aprovecharas la oportunidad de aprendizaje que te brinda tu familia nativa. Son tu recurso infalible para hablar inglés y soltarte. Ellos hablar el inglés cotidiano, utilizan expresiones que no aprenderás en el colegio y te ayudarán a acostumbrar tu oído a la pronunciación. Habla con ellos constantemente y empápate de su forma de hablar, deja que te ayuden en la pronunciación y las expresiones y conócelos de verdad, pregúntales a qué se dedican, qué les gusta. Un idioma no son solo palabras, sino también está en relación con la forma de vivir y de pensar, conócela.

7. Mantén el contacto

¿De qué te sirve estrechar lazos si luego no vas a cuidarlos? Intercambia los teléfonos, los emails o los perfiles de redes sociales y sigue la pista a la que ha sido tu familia durante un tiempo. Habla con ellos de vez en cuando y sigue practicando el idioma. Si la amistad se hace realmente profunda podéis haceros una visitita alguna vez. Sería genial, ¿no?

vivir en el extranjero con una familia nativa 2

 

 

Categories: Viajes y Cultura 








Comenta:

En este sitio se usan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada. Más Información
¿consiente usar cookies?