Contacto

Contacta con nosotros




#TECLife. Primera semana en Maynooth




Hello everyone! Los días van pasado y aunque no lo parezca la mayoría de nosotros ya llevamos una semanita aquí… Nuestro cuerpo ya empieza a adaptarse al nuevo horario de comidas, clases, actividades y el ajetreo diario. Además, ¿cómo no vamos a estar disfrutando si nada más levantarnos esto es lo que vemos? 

Precioso… ¿verdad? En esta primera semana nos ha dado tiempo a hacer muchísimas cosas, os hago un resumen.

El miércoles cargamos pilas en el desayuno, que és la comida que más nos gusta, ¡hay tantas cosas para elegir y todo está tan bueno! Después fuimos a clase y por la tarde… ¡más clases! Las 5 horas extra semanales que casi todos hemos elegido para aprovechar al máximo nuestra estancia y aprender cuanto más mejor. Tuvimos tiempo incluso de hacer la colada, aunque para algunos fue nuestra primera vez la ropa quedó genial. Llegada la noche por fin pudimos descansar un poco y pasar un buen rato en la Summer Disco, aunque eso sí, solo tomamos refrescos.

El jueves después de comer nos fuimos al castillo de Malahide, a menos de una hora de viaje de Maynooth. Entramos dentro y recorrimos todas sus habitaciones llenas de muebles y cuadros antiguos y aunque dicen que está encantado, no vimos ningún fantasma. Después tuvimos tiempo de recorrer sus grandísimos jardines. 

Por la noche, hicimos un Table Quiz sobre Irlanda, con todo tipo de preguntas relacionadas con la historia de este país, algunas de ellas bastante complicadas la verdad… Y esta vez sí, en el grupo ganador ¡estaba Marta! que recibió una camiseta de Apollo como premio y le queda genial. 

El viernes volvió a ser un día intenso ya que por la mañana tuvimos clases y por la tarde, igual que el miércoles, tuvimos las horas extra de clases. Menos mal que ya se acercaba el fin de semana e íbamos  a disfrutar al máximo con tantas excursiones y tiempo libre.

El sábado por la mañana visitamos una prisión que estuvo en funcionamiento entre 1702 y 1928, Wicklow Gaol. La experiencia fue increíble, nos recibió un guía vestido de la época que nos explico con todo detalle lo que ocurrió allí dentro, además pudimos visitar todas las celdas y aunque alguno pasó un poco de miedo, nos divertimos mucho.

Por la tarde visitamos Glendalough, un conjunto monasterial con unas vistas y un lago increíble, es un sitio mágico. 

Cuando volvimos a la residencia, dimos la bienvenida a nuestros cuatro compañeros nuevos que habían llegado durante el día y después de conocernos un poco mejor, fuimos todos a descansar después del largo e intenso día, tanto para los que se lo habían pasado viajando cómo para los que estuvimos visitando sitios nuevos.

El domingo, ya bien descansados y con energía, nos fuimos a Dublín. Los que ya llevamos aquí una semana tuvimos todo el día de tiempo libre y ¡nos encantó! Aprovechamos para hacer compras, muchas compras, y descubrir por nosotros mismo el encanto de esta ciudad, con sus calles llenas de músicos y todo tipo de gente de diferentes nacionalidades, es increíble ver la variedad. Los recién llegados, hicimos el tour inicial por los lugares más emblemáticos de Dublín: la casa y el parque dedicado a Oscar Wilde, Trinity College, O’Connell y Grafton Street, Molly Malone, Temple Bar, Spire…. Y también tuvimos un poco de tiempo libre.

Categories: TEC Life