Contacto

Contacta con nosotros




#TECLife. Segunda semana en Maynooth. ¡El tiempo vuela!


Segunda semana Maynooth


¡Hola de nuevo! Segunda semana en Maynooth, ¿increíble verdad? El tiempo vuela y más si lo estás pasando genial y en buena compañía. Vamos a daros un poco de envidia con todo lo que hemos hecho esta semana.

El lunes por la mañana lo pasamos por el pueblo de Maynooth, haciendo juegos y diferentes actividades para conocer mejor este precioso lugar. Después de comer, nuestros compañeros recién llegados hicieron el test de nivel y parece que no se les dio nada mal.

Por la noche, tuvimos noche cultural y para conocer de primera mano el baile típico de Irlanda, vino un músico y unas bailarinas a enseñarnos los pasos básicos. Sin embargo, no tuvimos mucho éxito, la verdad es que es un baile dificilísimo, con las manos rígidas a los lados, poco movimiento de manos y muchísimo movimientos de pies y piernas. Mirar que contentos estábamos antes de saber su dificultad…

El martes visitamos un pequeño pueblo pesquero llamado Howth. Hicimos parte de la ruta por sus espectaculares acantilados y también vimos el puerto pesquero y el faro. El paisaje a lo largo de toda la ruta es magnífico y las vistas espectaculares. Además el tiempo nos acompañó y pudimos disfrutar de un muy buen día en un sitio encantador. 

El miércoles fue un día de aprendizaje intenso con las horas extra de clases por la mañana  y las clases normales por la tarde.  Por eso, al llegar la noche lo pasamos en grande en la discoteca. Esta vez, la temática era “World Cup Special” por eso todos nos pintamos la cara con las banderas de nuestros países y llevamos banderas y camisetas identificativas. Que bonito fue ver a tanta gente de sitios tan diferentes pasándolo en grande. 

El jueves por la mañana nos fuimos a Dublín, al estadio de “Croke Park” que a su vez también es un museo. Visitamos todos sus rincones: los vestuarios, la sala de prensa, el salón principal dónde descansan los jugadores, las salan dónde entrenan antes de los partidos… Además, aprendimos mucho tanto sobre hurling como sobre fútbol gaélico, los dos deportes que se juegan en este estadio. ¿Sabíais que los jugadores son amateur? Es decir, ninguno cobra nada, solo lo hacen por diversión y el compañerismo y el buen ambiente entre todos los jugadores (rivales incluidos) es increíble. También tuvimos tiempo incluso de practicar ambos deportes en la sala de juegos que hay al final del museo y a algunos no se les dio nada mal.

Por la noche, ya en el campus, tuvimos “Casino Night”. Todos los monitores se vistieron debidamente con sus pajaritas y sus uniformes negros y lo que por el día son nuestras clases, se convirtieron en un verdadero casino con todo lujo de detalle, ¡incluso teníamos dinero! La mala suerte es que el dinero no era de verdad y digo mala porque algunos consiguieron hacer toda una fortuna con sus apuestas.

El viernes fue in día especial, después de las intensar clases por la mañana y por la tarde, llegó lo mejor, nos fuimos a Dublín a un canódromo para ver las famosas carreras de galgos. Al principio algunos no estábamos muy convencidos de si nos iba a gustar, pero la verdad es que todos lo pasamos en grande. En tiempos pasados las carreras de galgos en Dublín eran muy populares y ahora están volviendo a “ponerse de moda”. Además, parte del dinero recolectado en ellas va destinado a una organización que cuida de los galgos cuando ya no participan en las carreras. 

Llegaba el fin de semana y las excursiones de día completo que nos encantan. El sábado por la mañana nos tocó madrugar un poquito más de lo normal para irnos a los acantilados de Moher. No vamos a mentiros, el viaje hasta llegar allí fue un poco complicado, muchas horas de autobús por carreteras con curvas que a algunos nos hicieron marearnos un poco. Sin embargo al llegar allí y disfrutar de sus maravillosas vistas y cuevas llenas de historia se nos olvidó todo. Los acantilados están entre 120 y 214 metros de altura y son espectaculares. Además, en ellos se han rodados varios videoclips famosos e incluso escenas de varias películas, entre ellas Harry Potter y el misterio del príncipe. 

 

Por último, el domingo visitamos la ciudad de Kilkenny. Una ciudad llena de edificios medievales y de historia, también conocida como la “Ciudad del Mármol”. El tiempo no nos acompañó pero aun así pudimos pasear por los preciosos alrededores del río Nore, visitar el castillo y sus jardines y, sobre todo, tener tiempo libre en el centro comercial. 

Categories: TEC Life